sábado, 30 de diciembre de 2017

El Cañón Del Río Lobo

Después de pasar varios días por los pueblos de Teruel y Soria y haber subido a la Laguna Negra no nos podíamos ir de la zona sin conocer el famoso Cañón del Río Lobo.

Cañón Del Río Lobo

Esta senda se puede empezar desde múltiples sitios, ya que dormimos en Ucero, saldremos directamente desde el pueblo de Ucero siguiendo la senda del río Ucero.


Nada más salir se observa sobre la colina la silueta del castillo que protegía la villa de Ucero. 


El camino es sencillo, no tiene desnivel. Después de poco más de seis kilómetros llegamos a la Ermita de San Bartolomé. Por si no se tiene ganas de andar, hay un aparcamiento cerca de la misma.


A la espalda del viejo edificio hay una cueva impresionante. En la foto se puede observar el tamaño de la entrada a la cueva.




Reanudamos el camino y pronto nos topamos con el colmenar de los frailes. Antiguamente en las oquedades de la pared los frailes colocaban los paneles de abeja. Estos se construían con el corcho de los arboles.



El camino no tiene perdida, nuestro objetivo es llegar hasta el puente de los siete ojos.


Los únicos puntos con algo de dificultad fueron los cruces de ríos. En algunos de ello había que tener cuidado si no queríamos tener un chapuzón.



Las paredes del cañón son impresionantes. 


Entre los árboles se vislumbran múltiples cuevas en las paredes.


Después de andar 16 kilómetros llegamos al Puente de los siete ojos. Aquí hacemos un descanso, comemos bocadillo y empezamos el camino de vuelta.


El camino de vuelta es precioso. En lo alto de la pared hay dos grandes oquedades.


Dentro y encima de las oquedades dos parejas de buitres nos vigilan.


Somos infinitamente pequeños en este cañón. La pequeña mancha azul es Yolanda.



Los mismo pasos de piedras para vadear el río que cruzamos a la ida, a hora los tenemos que abordar a la vuelta.


Bonita panorámica de la Ermita.


Antes de llegar al punto de partida cogemos la vereda que nos lleva al mirador de Las Gullurias.


Una inclinada y estrecha senda nos conduce al mismo.



En vez de ir directamente al punto de partida decidimos hacer un último esfuerzo y subir al castillo que vimos al principio de la ruta. 




Los rayos de sol le dan un color muy bonito a la fortaleza.



Ahora toca una fácil y corta bajada para llegar al punto de partida. El Cañón del Río Lono no nos ha defraudado.


Powered by Wikiloc